El UNFPA en Panamá

Como agencia de cooperación para el desarrollo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, trabaja en Panamá desde 1975 con el compromiso de mantener altos niveles de calidad y efectividad en los proyectos que apoya y garantizar que los beneficios lleguen a los individuos y sus comunidades.

El programa de País 2016-2020 se encuentra acorde con las prioridades nacionales, el Plan Estratégico de Gobierno, 2015-2019, el Marco de la Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD), 2016-2020, el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo y el Plan Estratégico del UNFPA, 2014-2017. El programa se formuló bajo el liderazgo del Gobierno, con la colaboración estrecha de las organizaciones de la sociedad civil, las universidades, los donantes y las organizaciones de las Naciones Unidas; se tomaron en cuenta las recomendaciones de la evaluación del programa del país.

Las estrategias propuestas se centrarán en la promoción y el diálogo sobre políticas para apoyar los esfuerzos del Gobierno encaminados a lograr el acceso universal a la salud y los derechos sexuales y reproductivos; a reducir la mortalidad materna; y a cumplir los compromisos del país con respecto a los nuevos objetivos de desarrollo sostenible, haciendo hincapié en los sectores de la población más excluidos y marginados, como los indígenas, los afrodescendientes, las mujeres y las niñas pobres, los adolescentes y los jóvenes.

Estos esfuerzos se complementarán mediante la generación de conocimiento y el desarrollo de capacidad, que sentarán las bases para formular políticas, realizar campañas de promoción y brindar asesoramiento con base empírica sobre las cuestiones prioritarias, mediante la puesta en marcha de iniciativas de comunicación estratégica.

El UNFPA continuará utilizando mecanismos de coordinación con las organizaciones de las Naciones Unidas para fortalecer las sinergias con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas (jóvenes y adolescentes), la Organización Mundial de la Salud (salud materna) y ONU-Mujeres (violencia por razón de género), así como con otros asociados como la Organización Internacional para las Migraciones. Estas estrategias tendrán en cuenta las cuestiones de género y la diversidad sociocultural, y adoptarán un enfoque basado en los derechos humanos, que apoye la participación de adolescentes y jóvenes.