“En Panamá aún hay mujeres que dan a luz sin asistencia médica cualificada”

En Panamá aún hay mujeres que dan a luz sin ningún tipo de asistencia médica cualificada, y en las zonas indígenas, más de la mitad trae sus hijos al mundo en su propia casa. Sin embargo, si se hace una media de país, se concluye que la gran mayoría de las mujeres recibe una atención prenatal por parte de un profesional de salud cualificado si bien en las áreas rurales baja el porcentaje y en las indígenas lo hace significativamente. Son datos de ENASSER 2009 (Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva), que evidencia que esas diferencias también se ponen de relieve en el caso del parto: un 55.2% de las mujeres en áreas indígenas da a luz en casa, mientras que en la ciudad sólo lo hace el 0.8% y el 15.5% en las áreas rurales.

En el Día de la Madre, el UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas en Panamá quiere felicitar a todas las mujeres que son madres y exhortar a un trabajo interinstitucional para lograr que el 100% de las mujeres embarazadas tengan la atención médica adecuada, pertinente y cercana.

El 88.5% de los partos contó con la asistencia de un profesional de la salud cualificado (28.0% un médico, 55.6% un ginecólogo/obstreta y 4.9% una enfermera); otro 10.6% fue asistido únicamente por una partera o algún familiar, y hay un 0.7% de mujeres que dice haber dado a luz completamente solas.

Para realizar la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva se realizaron entrevistas a 5,831 mujeres, entre 15 y 49 años; y a 2,813 varones, entre 15 y 59, de todas las provincias y comarcas del país, excepto Kuna Yala, cuyo Congreso General no permitió la participación de su población. Estas encuestas, ponen de relieve que en Panamá aun hay mujeres que trajeron al mundo a sus hijos sin nigún tipo de asistencia, ya fuera profesional o no.

El 95.8% de las mujeres encuestadas dijo haber recibido atención prenatal por parte de un profesional sanitario cualificado, ya fuese un ginecólogo/obstreta (45%); un médico (43.6%) o una enfermera. El 1% obtiene este tipo de atención de las parteras y hay un 3.4% que no recibe cuidados prenatales. Como en casi todos los indicadores, hay importantes diferencias entre las áreas rurales e indígenas y las urbanas. De hecho, las mujeres que viven en este último entorno tienen muchas más probabilidades de ser atendidas por personal capacitado (99.1%) que las que residen en el campo (95.6%) o en zonas indígenas (76.9%).

 La prevalencia de la infertilidad en el país es del 10.7% y un 5.9% de las encuestadas reconoció estar en ese momento intentando quedarse embarazada sin éxito.

 En Panamá un 27.4% de las mujeres casadas o unidas tiene necesidades insatisfechas de planificación familiar. Una necesidad insatisfecha que es 2.9 veces mayor en el área indígena que en la urbana. Casi la mitad de las encuestadas utiliza algún método moderno de planificación familiar, el 48.8%, y la esterilización femenina es el sistema más utilizado (16.8% de los casos).

 ENASSER 2009 se publicó para llenar un vacío de indicadores sobre población y salud sexual y reproductiva en Panamá, donde hacía casi 25 años no se realizaba este tipo de encuestas, conocidas también como encuesta de demografía y salud.  El principal objetivo de la encuesta es proporcionar datos claves sobre indicadores demográficos y de salud. Aporta información sobre niveles de fecundidad, formación de uniones, preferencia de fecundidad, conocimiento y uso de métodos de planificación familiar, prácticas de lactancia materna, aborto, infertilidad, conocimiento de ITS (infecciones de transmisión sexual) VIH y sida, empoderamiento de la mujer, y violencia doméstica.

 

La elaboración de esta encuesta estuvo liderada por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, apoyado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Controlaría General de Panamá, el Ministerio de Salud, y el Ministerio de Economía y Finanzas.